jueves, 22 de septiembre de 2011

Miguel Gutiérrez Garitano, IV Premio de Literatura de Viajes Camino del Cid

Miguel G. Garitano y Ernesto Santolaya. Foto: Ángel M. Bermejo (c)


El martes 20 de septiembre, en Alicante, se hizo entrega del IV Premio de Literatura de Viajes Camino del Cid a Miguel Gutiérrez Garitano por su obra La aventura del Muni. Ya hice algún comentario sobre la convocatoriael fallo en mi calidad de infiltrado en el jurado que, por lo demás, estaba compuesto por gente sabia y respetable.
Según explicó el propio Miguel en el acto y en la rueda de prensa posterior, aunque las aventuras y desventuras de Manuel Iradier y las suyas propias por Guinea Ecuatorial son el hilo conductor del texto, en realidad “el verdadero protagonista del libro es el Muni, un río muy desconocido, y que de alguna manera es nuestro río. Todos los aficionados a las exploraciones del siglo XIX nos hemos visto fascinados por las historias del Níger, del Congo, del Zambeze y por supuesto del Nilo. Parecía que no había historias de exploradores con sello español. Sí que las había, pero estaban por descubrir. Así que traté de contarlas”.
Pero al seguir los pasos de Manuel Iradier por el río Muni Miguel encontró otras epopeyas, otras líneas vitales, otras personas, “que conformaban un universo, en cuyo centro está el río”.
A lo largo de las páginas de La aventura del Muni aparecen cazadores blancos, escritores, exploradores desconocidos, piratas y negreros. Y los habitantes de las orillas del río. Y el propio autor, que se mete en buenos berenjenales, de los que afortunadamente sale indemne. “Los anglosajones han sabido explotar esas historias”, continúa Miguel, “pero nosotros las olvidamos”.
Miguel concluyó su intervención con una afirmación de principios: “Escribí el libro que me hubiera gustado leer a mí.”
Dos detalles más. En 2011 se cumple el centenario de la muerte de Manuel Iradier, el explorador español más importante en África, cuyos pasos sigue el autor en este libro. Como a este premio sólo pueden optar libros ya publicados, también se premió a Ernesto Santolaya, director de Ikusager Ediciones, que ha editado el libro como sólo los amantes de su oficio pueden hacer.
En la foto aparecen los dos premiados en la sede de la Diputación de Alicante (que este año ostenta la presidencia rotatoria del consorcio Camino del Cid). Buena pareja. Y cuidado, que me he enterado de que están tramando más cosas juntos. Habrá que estar atento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario