domingo, 9 de octubre de 2011

Ecuador: sorpresas en la línea del Ecuador, I

Latitud 0'00111. Foto: Ángel M. Bermejo (c)

Los viajes están llenos de sorpresas, de todo tipo. A algunas sólo puedes llegar en determinado momento o lugar, y ello puede justificar un viaje.
Acabo de regresar de Ecuador, y allí me he encontrado con algún fenómeno sorprendente.
Como es bien sabido, Ecuador debe su nombre a que es atravesado por la línea del Ecuador, pero hasta hace muy pocos años se calculaba sólo aproximadamente por donde pasaba esta línea imaginaria, pocos kilómetros al norte de Quito. Ahora, con los GPS es posible saber casi al milímetro por donde pasa.
Allí se pueden hacer algunos ejercicios que te dejan boquiabierto. Por ejemplo, el que muestro en el vídeo: resulta muy difícil caminar con los ojos cerrados en línea recta. Íbamos varios en el grupo y a todos nos pasó lo mismo.

video


Hicimos más experimentos, que mostraré próximamente.

2 comentarios:

  1. Don Ángel, creo que Vd. y sus compañeros de viaje han sido víctimas de un engaño, aunque tal vez ni el engañador sabía que engañaba.

    Por el experimento que muestra en el vídeo, creo que estaban intentando comprobar los efectos de la fuerza de Coriolis. Pero precisamente en el ecuador el efecto es inexistente (al contrario de lo que mucha gente cree), ya que la fuerza allí es puramente perpendicular al suelo, lo mismo que la centrífuga (esta última sí que es máxima en el ecuador, pero tampoco tiene componente horizontal que pueda explicar el desequilibrio, solo afecta en unas décimas por ciento al peso de cualquier masa, lo mismo que Coriolis fuera de los polos).

    Así pues, sospecho que con los ojos cerrados siempre es complicado mantener el equilibrio. (Lo acabo de intentar y no lo consigo, pero no sé si es cosa mía).

    Lo que me preocupa es que en su comentario en mi blog me comentaba sobre algo que no ocurría a un palmo de la línea. ¿Se refería al mismo experimento? En caso afirmativo me parece muy raro. Tan raro de hecho, que me inclino a pensar que probablemente al no haber linea a seguir era más difícil evaluar el desvío, o que lo intentaban con los ojos abiertos, o que el menor nerviosismo por no sentirse tan observados les hacía efectuar mejor el ejercicio. Espero disculpe mi escepticismo, pero es que en física todas las ecuaciones son continuas y lo que usted me estaría mostrando, si efectivamente afirma que a un palmo de la línea no había problemas, sería una tremenda discontinuidad.

    Otra cosa que me gustaría saber es si hicieron lo de la línea pero en sentido opuesto. Me explico: Cuando nos apartamos del ecuador, la fuerza de Coriolis hace que en el hemisferio norte todo se desvíe a la derecha (respecto al sentido del movimiento) y en el hemisferio sur todo se desvíe hacia la izquierda (también respecto al sentido del movimiento). Así pues, los absolutamente insignificantes efectos que aparecen al apartarse del ecuador (cuando tratando de seguir la línea, el cuerpo se balancea hacia uno u otro hemisferio) tienen tendencia a devolverlo a uno hacia la linea del ecuador en caso de caminar de oeste a este (favoreciendo el equilibrio), y a alejarlo de la línea del ecuador en caso de caminar de este a oeste (favoreciendo el desequilibrio).

    Es por eso que tengo dos preguntas:

    1- En el vídeo, ¿van de oeste a este o de este a oeste?
    2- ¿Intentaron hacer el mismo recorrido pero en sentido contrario?

    Ya me temo que en la próxima entrada veremos barreños de agua y desagües... Me guardo la explicación para entonces si se da el caso.

    ResponderEliminar
  2. La verdad que es curioso lo que os pasaba,al intentar pasar por encima de una linea. Espero que en la proxima entrada me lo aclaréis algo más.
    Un saludo

    ResponderEliminar